top of page
  • Foto del escritorBálsamo TV

Justicia para los mártires de la UCA en España y el Vaticano; pero no en El Salvador


Foto: XXXIV Aniversario mártires de la UCA/facebook.com/UCA.ElSalvador


El trigésimo cuarto aniversario de los mártires de la UCA tiene por lema un pensamiento del padre Ignacio Ellacuría: “No es posible anunciar al mundo la fe, sin promover la justicia”.


La noche del 16 de noviembre de 1989, un grupo de soldados del batallón Atlacatl ingresó a la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas, UCA, y asesinó a sangre fría a seis sacerdotes jesuitas y sus dos colaboradoras: Ignacio Ellacuría, Segundo Montes, Juan Ramón Moreno, Amando López, Joaquín López y López, Ignacio Martín-Baró, Elba Julia Ramos y su hija Celina, de 16 años de edad.


Aquel crimen de guerra cometido en El Salvador, sigue en la impunidad.


Sin embargo, fuera de El Salvador la justicia ha actuado: el 11 de septiembre de 2020, la Audiencia Nacional de España condenó al ex viceministro de Seguridad Pública de El Salvador, Inocente Orlando Montano, a 133 años, 4 meses y 5 días de prisión por la masacre de la UCA.



La Iglesia Católica también ha reconocido la masacre de la UCA.


En los últimos años, la Iglesia salvadoreña ha canonizado a monseñor Romero (el 14 de octubre de 2018, tras ser beato en 2015) y ha beatificado al sacerdote jesuita Rutilio Grande junto Nelson Rutilio Lemus y Manuel Solórzano y el Fray Cosme Spessotto, el 23 de enero de 2022.


En agosto de 2023, el arzobispo de San Salvador, Monseñor José Luis Escobar Alas, durante la misa en honor al Divino Salvador del Mundo, dijo que la Conferencia Episcopal ha iniciado el proceso de canonización de un grupo de mártires de la guerra civil en el país, y mencionó especialmente a Ignacio Ellacuría.




En El Salvador el caso Jesuitas sigue en la impunidad.


En 2016, la Sala de lo Constitucional anuló la Ley de Amnistía, vigente desde 1993.


En noviembre de 2017, el Instituto de Derechos Humanos de la UCA, Idhuca, pidió al Juzgado Tercero de Paz que reabriera el caso por la masacre en la UCA.


En abril de 2018, el juez José Alberto Campos ordenó la reapertura del caso. Sin embargo, los abogados defensores de los militares acusados interpusieron una serie de impugnaciones y contrademandas, dilatando el caso.


En septiembre de 2020, la Sala de lo Penal de la Corte Suprema de Justicia resolvió que la reapertura debía declararse nula, argumentando que había “prescrito” el tiempo de persecución penal.


En enero de 2022, el caso fue reabierto por orden de la Corte Suprema de Justicia, a petición del Fiscal General de la República. Pero dicha corte y el actual Fiscal, son los mismos impuestos por la Asamblea Legislativa en el año 2021, tras la destitución de los anteriores funcionarios, sin seguir el proceso de ley.


El sacerdote jesuita José María Tojeira era provincial de la Compañía de Jesús para Centroamérica, cuando ocurrió la masacre de la UCA, luego fue rector de la UCA y, posteriormente, director del Idhuca, desde donde trabajó incansablemente para que se hiciera justicia por el crimen.


El 14 de noviembre de 2023, Tojeira escribió el artículo de opinión “Reconocimiento y verdad”, en que afirma que “desde la firma de la paz, los sucesivos Gobiernos han oscilado entre el aseguramiento de la impunidad y la utilización política del caso. Evidentemente, algo se ha avanzado. Y las declaraciones recientes de los soldados que dispararon contra los jesuitas y contra Elba y Celina muestran la crudeza de la realidad de aquellos tiempos. Absueltos en el primer juicio y con la garantía constitucional de no poder ser juzgados dos veces por el mismo delito, no tienen reparo en asegurar que las órdenes de matar había que cumplirlas; de lo contrario, el mismo Ejército se encargaría de matar a los desobedientes”, afirmó Tojeira.


A casi dos años de reabierto el caso, el Juzgado Segundo de Instrucción de San Salvador sólo ha tomado algunas declaraciones anticipadas y se espera que la audiencia preliminar de este caso se realice el próximo 4 de diciembre en contra de nueve exmilitares, el expresidente Alfredo Cristiani y Rodolfo Parker. El juzgado decidirá si los envía a juicio o los sobresee.


Foto: Procesión de los farolitos, XXXIV Aniversario mártires de la UCA/facebook.com/UCA.ElSalvador


La UCA, a pesar de que se haya negado la verdad y la justicia durante tantos años, continúa celebrando la vida de los seis sacerdotes jesuitas y sus dos colaboradoras, reafirmando que siguen siendo luz para quienes desean un mundo nuevo, una vida nueva, basada en el amor, la solidaridad, la justicia, la verdad y el respeto a la dignidad de todas y cada una de las personas.


Por ello el rector de la UCA, el sacerdote jesuita, Andreu Oliva, en la tradicional vigilia por los mártires de El Salvador, llamó a policías y soldados, a quienes se encargan de los centros penales, a alcaldes y al presidente de la República, para que cambien su forma de actuar y gobernar.



El sacerdote jesuita José María Tojeira en su artículo de opinión “Reconocimiento y verdad” señala que “es importante que la sociedad civil y las organizaciones de víctimas, además de reclamar justicia en casos particulares, traten de incidir en que las instituciones reconozcan errores y pidan perdón. Solo de esa manera se establecerá cultura y se construirá seguridad en el futuro. Que se consiga juzgar o condenar a diez, quince o veinte personas por los crímenes del pasado es bueno para el país. Pero si no hay capacidad institucional de reconocer crímenes o errores del pasado, y además en casos tan graves, las garantías de no repetición, en las que insiste la justicia transicional, pueden quedar en nada”.


29 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page